No es necesario molestar al buen Doc de Regreso al Futuro para saber qué vinos beberemos en 2018. Es suficiente mirar los números, como lo han hecho los principales gurús del sector, para ver las etiquetas que se están afirmando. Dos blancos italianos, por ejemplo: el Soave y el Verdiccio. Luego los vinos bio, de viñaderos que no quieren pesticidas y usan uvas autóctonas. Y por fin los Champanes producidos con una única cepa, que están en contratendencia con respecto al pasado. Si quieres beber el futuro, comienza hoy.

Otro promo