Profundo, austero pero al mismo tiempo generoso, redondo y siempre extremadamente refinado: el Brunello di Montalcino realmente no necesita presentaciones. Ningún Rey las necesita y él, el soberano indiscutido del Sangiovese, no es ninguna excepción.

Otro promo